En el marco de las celebraciones conmemorativas del 11 de septiembre en el año 2016, Helia Witker fue invitada a participar como expositora en la Villa Grimaldi de Peñalolén. Allí presentó un conjunto de obras plásticas y la más importante: el Sagrado Arbol de Chile.

El Sagrado Árbol de Chile es un homenaje a los detenidos desaparecidos durante la dictadura militar en Chile. Técnica mixta sobre madera. 1,40 ancho m x 2,20 alto m.

Con miles de nombres en las ramas, es un árbol joven, que comenzó a gestarse el día 11 de septiembre de 1973. Especie única que se yergue en el corazón de la patria. Sus raíces están ensangrentadas y se entretejen de norte a sur a lo largo de todo el territorio nacional, dejando un surco profundo en su recorrido. Pero brota sin pausa, y sus flores bañan de colores invierno y verano, y se llaman siemprevivas”. Este árbol es una manera de reunir las almas de los desaparecidos en un tronco vivo, con una savia que nutre nuestro presente.